Posted in // Prensa 09

Majadahonda: VISUAL 09.

Página de Interfilms dedicada a la novena edición del festival. Pulsa aqui para descargarla.

Interfilms VISUAL09
Share

Posted in // Prensa 09

VISUAL 09. Mas allá de los márgenes
Extracto de un extenso e interesante artículo aparecido en la publicación online www.blogsanddocs.com, por Laura G. Baquero. Para leer el artículo completo pulsa aqui.

El término “desplazado” puede aludir a conceptos diferentes, si bien siempre lleva implícita la idea de movimiento hacia un lugar inusual, inacostumbrado. En el caso que nos ocupa, el Festival Visual, celebrado en Madrid del 23 al 29 de mayo, ha decidido incluir en su programación de este año una serie de productos que han asumido de buen grado su condición de “desplazados” respecto a la industria cinematográfica predominante.

Si el cine experimental ya se propone como una alternativa a la manera convencional de entender el cine, su desarrollo en cinematografías que no cuentan con una tradición consolidada se convierte en todo un desafío. Visual 09 ofreció las dos caras de la moneda dedicando, por un lado, un ciclo a uno de los maestros indiscutibles del cine experimental, Jonas Mekas, y por otro, presentando una muestra, escueta pero reveladora, de algunas de las prácticas experimentales de tres cinematografías que se encuentran fuera del espacio conformado por las grandes tradiciones cinematográficas: Portugal, España e Irlanda.

Filmar como proyecto de vida
En su magnífico trabajo Cuando las imágenes toman posición (2008), Georges Didi-Huberman apela a la condición de exiliados de ciertos artistas y pensadores para entender el posicionamiento que éstos adoptaron durante la gestación de su trabajo. Como afirma el filósofo francés, “para saber hay que tomar posición, lo cual supone moverse y asumir constantemente la responsabilidad de tal movimiento. Ese movimiento es acercamiento tanto como separación: acercamiento con reserva, separación con deseo. Supone un contacto, pero lo supone interrumpido, si no es roto, perdido, imposible hasta el final” (p. 12). Este tipo de movimiento es propiciado por el exilio en lo que éste supone de acercamiento a una realidad extraña en la que el exiliado desea integrarse, pero a su vez de separación, de distancia respecto al lugar al que llega (así como también del que proviene).

Tal es el caso de Jonas Mekas: lituano que emigró a los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, encontró en el registro de imágenes un lugar para la reflexión acerca de su entorno más cercano y de su posición en el mundo. En Lost, Lost, Lost (1949-1063-1976) el realizador comienza por mostrar su llegada a Estados Unidos y, a partir de ahí, evidencia su papel de observador en un escenario que le despierta las más variadas emociones: un entusiasmo e interés inéditos por lo nuevo pero también la sensación constante de estar de paso y de no pertenecer por completo a ese lugar. El impulso de filmar todo lo que ocurre a su alrededor se traduce en un intento, como el propio Mekas afirma, de “guardar las cosas que me están pasando… al menos, fragmentos…”. La distancia con la que aborda esta tarea, derivada de su posición de exiliado, le permite reconocer que hasta lo más inmediato y aparentemente irrelevante puede perderse, y se convierte en un ejercicio de lucidez que le lleva a ensalzar hasta puntos insospechados la trascendencia y la belleza de la vida cotidiana.

Share

Posted in // Prensa 09

Luminous Projections

Performance de inauguracion de VISUAL 09. Sesión de Live Cinema, a cargo de Things Happen.

Share

Posted in // Prensa 09

Afghan Star
por Agustín Cerezales
ABC

Afghan Star poster

Asistí a la inauguracíón de Visual 09 (Festival audiovisual de Majadahonda), en la que proyectaron un documental firmado por la directora Havana Marking, que previamente había sido premiado en Sundance. Es difícil deslindar el cúmulo de emociones y de información que nos brinda. Llevamos muchos años recibiendo noticias de Afganistán, y quizás nos hemos acostumbrado a considerarlo un lugar lejano en el espacio y casi en el tiempo, habitado por seres de otra cultura, de otro planeta, casi de otra especie. Es increíble, porque nuestros soldados luchan y mueren allí, y lo normal sería que nos llegara información de primera mano, pero lo cierto es que, pese a estar involucrados, no conozco a nadie que se haga preguntas al respecto.

Afghan Star no se hace tampoco preguntas sobre la guerra, pero nos sitúa de lleno en el corazón, difícil y tembloroso, de la paz naciente, sólo posible todavía. El guión es simple, pero apasionante: se trata de seguir el proceso desencadenado por una televisión independiente y rudimentaria, que organiza un concurso del estilo de Operación Triunfo o Salto a la fama. Somos testigos de las visicitudes de cada uno de los aspirantes y acompañamos a sus seguidores. Entre ellos, tres mujeres especialmente valientes -una de ellas, adorable y temeraria-, que desafían todas las convenciones. Y lo que ocurre es lo siguiente: poco a poco vamos sintiendo, vamos sabiendo que aquel país caótico e incomprensible no está tan lejos, que esa cultura lastrada por tantos condicionantes no difiere tan sustancialmente de la nuestra, y que ese niño podría ser nuestro sobrino, esa abuela nuestra abuela, esa cantante intrépida nuestra hermana, o nuestra novia. En un momento dado, un recordatorio de lo que era la música pop en Kabul en los años ochenta nos certifica el paralelismo: las distancias que ahora nos parecerían insalvables eran mínimas hace tan solo treinta años. Dice un buen amigo, gran cinéfilo, que hoy en día las grandes pantallas deberían reservarse a los documentales. Creo que tiene razón, que estamos hoy más necesitados, estética y espiritualmente, de realidad sin aditivos que de ficciones sazonadas.

Afghan Star es uno de esos documentales que saltan la barrera de la especialización erudita y que merecerían llegar al gran público. Su alcance es universal, pero creo que a los españoles nos incumbe de forma especial.  Los españoles seguimos siendo, nos guste o no, mutilados de guerra. A cada paso que damos, lo recordemos o lo olvidemos, pisamos la sangre de los mártires. Y ahora que sopla un viento de hastío, de incredulidad y aburrimiento por nuestras calles, una torva depresión que amenaza con agostar nuestro espíritu de libertad, nuestra alegría de estar juntos, no quiero dejar de avisar que en Afghan Star, entre las ruinas, brota un manantial, un elixir que deberíamos beber sin más dilaciones, y que se llama esperanza.

Share

Posted in // Prensa 09

Visual 09. Más allá de los márgenes
por Laura Gómez Vaquero
Cahiers du cinema

El Festival Audiovisual de Majadahonda Visual 09 se ha caracterizado desde sus comienzos por dedicar algunas parcelas de visibilidad a prácticas no demasiado conocidas, ya sea por su interés actual, ya por su rareza. Este año ha optado por ofrecer una mirada parcial pero valiosa al cine experimental a través de dos espacios complementarios: por una parte, la proyección de algunos de los trabajos de uno de los máximos representantes de este tipo de cine, Jonas Mekas, quien ha transformado momentos aparentemente intrascendentes en verdaderas exaltaciones del transcurso de la vida; y, por otra, la exhibición de algunas de las creaciones que, correspondientes a espacios geográficos a los que no se les suele atribuir ninguna tradición experimental (Portugal, España e Irlanda) han pervertido el canon cinematográfico. Esta última muestra aportó nuevas perspectivas al conocimiento parcial que se tiene de estas cinematografías y descubrió algunos realizadores que, ya con una larga trayectoria como E. Melo e Castro, Vivianne Dick y Fergus Daly, ya con una más corta pero contundente obra tras de sí (Miguel Soares, Andrés Duque, Oriol Sánchez y Maximiliam Le Cain) han encontrado en la experimentación un espacio abonado para sus prácticas audiovisuales. Visto lo sugestivo de la muestra y la ausencia de un encuentro anual en la capital interesado por este tipo de realización audiovisual, esperamos que el festival continúe por esta línea en sus próximas ediciones.

Share